Más información

Alergias alimentarias en niños

Boy eating cookieCasi seis millones de niños en los Estados Unidos sufren de alergias alimentarias, mucho más que en años anteriores. De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que la prevalencia de alergias alimentarias en niños aumentó en un 50 % entre 1997 y 2011. Y entre 1997 y 2008, el número de niños con alergias al cacahuete o a los frutos secos se ha triplicado con creces.

Alergias alimentarias definidas

Pero, ¿qué son exactamente las alergias alimentarias? ¿Y en qué se diferencian de las intolerancias alimentarias? Una alergia alimentaria es cuando el sistema inmunitario de una persona reacciona negativamente a la exposición de un determinado alimento.

Las intolerancias -o hipersensibilidades- alimentarias son diferentes de las alergias alimentarias. Mientras que las alergias alimentarias desencadenan una respuesta inmunitaria en el cuerpo, las intolerancias alimentarias producen reacciones adversas, pero no afectan al sistema inmunitario y simplemente significa que su cuerpo tiene dificultades para digerir ese alimento.

Alérgenos más comunes

Es posible que hayas oído hablar de los "8 alérgenos principales". Estas son las categorías de alimentos a las que los niños son alérgicos con más frecuencia. Son:

  1. Huevos
  2. Pescado (como bacalao, salmón y atún)
  3. Leche
  4. Cacahuetes
  5. Mariscos (como camarones y langosta)
  6. Soja
  7. Frutos secos (como anacardos, pacanas, pistachos y nueces)
  8. Trigo

Si a tu hijo se le diagnostica alguna de estas alergias alimentarias, puedes comprobar fácilmente los alimentos envasados gracias a la Ley de Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección al Consumidor de 2004 (FALCPA). Cualquiera de los ocho alérgenos principales debe estar etiquetado en el envase. Ten en cuenta, sin embargo, que los productos no regulados por la FDA no llevarán este importante etiquetado, como cosméticos, medicamentos, juguetes, manualidades y más.

Algunos artículos que no se te ocurren incluyen Play Doh®, que contiene trigo, semillas de pájaro (puede contener cacahuetes , frutos secos, trigo y productos lácteos), alimentos y golosinas para mascotas (pueden contener camarones, huevos, pescado, leche y mantequilla de cacahuetes) y cosméticos, incluidos champús que a menudo contienen proteína de trigo y proteína de leche.

Reacciones comunes a las alergias alimentarias

Algunas reacciones alérgicas a los alimentos pueden ser relativamente menores, como urticaria en la piel, pero otras pueden ser extremadamente peligrosas e incluso poner en peligro la vida. Algunas reacciones comunes incluyen:

  • Problemas cutáneos como urticaria, erupciones cutáneas con picazón, hinchazón
  • Problemas respiratorios como estornudos, sibilancias, tos, dificultad para respirar y opresión en la garganta
  • Problemas gastrointestinales incluyendo náuseas, vómitos, dolor de estómago y diarrea
  • Síntomas de circulación como piel pálida, mareo, desmayos e incluso pérdida de la conciencia

Más del 40% de los niños con alergias alimentarias han experimentado una reacción severa, como anafilaxia. Una reacción anafiláctica se produce rápidamente y puede provocar la muerte. Es aterrador y debe tratarse de inmediato con un medicamento llamado epinefrina, que se administra generalmente a través de un dispositivo llamado autoinyector de epinefrina, o EpiPen. El EpiPen debe inyectarse en cuestión de minutos desde el comienzo de los síntomas; a continuación, debes llamar al 911 de inmediato y solicitar el transporte al hospital en ambulancia, incluso si tu hijo parece sentirse mejor.

Diagnóstico

Si sospechas que tu hijo puede tener una alergia alimentaria, comienza por consultar al pediatra de tu hijo. Él o ella querrán conocer los síntomas de tu hijo, la frecuencia con la que ocurre la reacción, el tiempo que tarda desde el consumo de ciertos alimentos hasta el inicio de los síntomas y los antecedentes familiares. El pediatra también puede considerar otras condiciones que pueden imitar las alergias alimentarias, como la intolerancia a la lactosa o la enfermedad celíaca, una enfermedad autoinmunitaria causada por el gluten. También es posible que lo refieran a un alergista.

¿Y ahora qué?

Una vez que tu hijo haya sido diagnosticado con una alergia alimentaria, tendrás que tomar medidas para mantenerlo lo más seguro posible.

  • Si tu hijo tiene una alergia alimentaria anafiláctica, debes llevar un EpiPen contigo en todo momento.
  • Lee las etiquetas en todo momento. Los ocho alérgenos principales se enumerarán en cualquier alimento envasado.
  • Si estás en un restaurante, pregunta cómo se prepara la comida. Pregunta qué precauciones, de haberlas, se toman para las alergias alimentarias.
  • Prepárate en la escuela. Sé un defensor activo de tu hijo. No tengas miedo de hablar por él o ella, especialmente en situaciones en las que no se sienta cómodo hablando por sí mismo (como en el aula). Asegúrate de que tenga acceso a golosinas seguras cuando haya cumpleaños en su clase.
  • Prepárate para situaciones sociales. Lleva alimentos seguros contigo a fiestas de cumpleaños y salidas. No tengas miedo de preguntarle a un padre qué planea servir en una fiesta, para que puedas traer algo similar (pero seguro) para que ayude a tu hijo a sentirse más integrado.
  • Finalmente, busca apoyo. Encontrar a otros padres en una situación similar no solo te dará un sistema de apoyo, sino que también te proporcionará un foro para hacer preguntas que seguramente surgirán. Busca grupos de Facebook dedicados a niños con alergias alimentarias, o niños con la alergia específica de tu hijo.

Superar las alergias alimentarias

Si bien algunas alergias a la leche, el huevo, el trigo y la soja pueden desaparecer en la infancia, los niños de hoy parecen estar superando las alergias alimentarias mucho más lentamente que en décadas anteriores. Las alergias a los cacahuetes, los frutos secos, el pescado y los mariscos rara vez se superan y generalmente son un problema de por vida.

Si crees que tu hijo puede haber superado su alergia alimentaria, involucra a su alergista para que pueda hacerse la prueba de alimentos en un entorno controlado donde estén preparados para manejar una reacción.

Por último, respira hondo. Puede ser agobiante saber que tu hijo tiene una alergia alimentaria, pero con el tiempo y la preparación, te sentirás cada vez más en control de la alergia de tu hijo y de mantenerlo a salvo sin importar dónde se encuentre.

Fuentes:

https://www.foodallergy.org/life-with-food-allergies/food-allergy-101/facts-and-statistics

https://www.kidswithfoodallergies.org/page/choosing-safe-foods.aspx

https://www.kidswithfoodallergies.org/page/hidden-allergens-in-unexpected-places-non-food-items.aspx

https://www.foodallergy.org/life-with-food-allergies/food-allergy-101/facts-and-statistics

https://healthychildren.org/english/healthy-living/nutrition/pages/food-allergies-in-children.aspx

https://www.aafa.org/anaphylaxis-severe-allergic-reaction/

https://www.foodallergy.org/education-awareness/find-a-support-group

https://www.kidswithfoodallergies.org/media/Potential-Food-Allergens-in-Preschool-Daycare-Activities-Crafts.pdf

https://www.kidswithfoodallergies.org/page/sample-section-504-plan-for-food-allergy.aspx

https://www.foodallergy.org/life-with-food-allergies/newly-diagnosed/common-questions

https://www.fda.gov/food/food-allergens-and-gluten-free-guidance-documents-and-regulatory-information/food-allergen-labeling-and-consumer-protection-act-2004-questions-and-answers