Ir al contenido principal

La historia de Sylvia: Directora de Atención Crítica

jun. 6, 2019

Para la Directora de Atención Crítica, Hialeah es un tipo diferente de hospital

Sylvia Rodríguez, Directora de Atención Crítica, Hialeah Hospital

Sylvia our storiesHabiendo trabajado en otros hospitales en el pasado, Sylvia Rodríguez sabe por experiencia que Hialeah es un hospital diferente.

“Lo más emocionante de estar aquí es nuestro ambiente familiar", dice.

Sylvia es la Directora de Atención Crítica del Hialeah Hospital. En esta función, cada día es una nueva aventura. Pero en la Sala de emergencias, ella ve algo increíble.

“La forma en que damos servicio a nuestros vecinos es extraordinaria. Puede ser un pequeño hospital comunitario, pero somos una fuerza a considerar”.

Es un tema que encontrarás a lo largo de estas historias y en este sitio web. Familia. Y no somos los únicos que sentimos esa sensación de conexión. Nuestros pacientes también la sienten, y hablan de ella con sus propias experiencias en el Hialeah Hospital.

Para quienes trabajan en un hospital, hay un paciente que se destaca

Al trabajar en un hospital, ves cosas increíbles todos los días. Algunas llegan en momentos de gran alegría, como cuando nace un bebé. Otras llegan en momentos más vulnerables, como cuando hay algo que no está bien y que es necesario solucionar. Entre estas historias, las personas que trabajan en el hospital generalmente recuerdan a unos pocos pacientes que realmente se destacan.

Un paciente que afectó particularmente a Sylvia fue un familiar de un bombero local que apareció en la Sala de emergencias. Sin hablar mucho sobre la emergencia, Sylvia recuerda honestamente: "No pensamos que lo superaría. Pero nos reunimos y nos aseguramos de que todos estuvieran en sintonía, y después de 90 días ella salió del hospital”.

Un esfuerzo adicional

Todos los médicos y enfermeros que trabajaron con la paciente se mantuvieron abiertos y disponibles, de noche o de día, y Sylvia incluso le dio a la familia su número de teléfono celular personal cuando se fue de vacaciones de fin de semana.

“Estaba tan contenta de que pudieran sentirse lo suficientemente cómodos como para llamarme en cualquier momento”, dice. “Es agradable tener esa relación con tus pacientes, que sientan que pueden llamarte y que responderás, yo no he tenido eso en otros hospitales”.

“Esa es la diferencia", dice Sylvia, "puedes percibir el sentido de familia, relaciones que se desarrollan, la alegría que ves y que no encuentras en hospitales más grandes. Aquí he hecho verdaderas amistades que durarán mucho más allá de mi jubilación”.